Helvex – “Nunca Copiar, Siempre Innovar” - Foro FPNT

Desde que llegas a Helvex la innovación se respira. Un gran anuncio recuerda que ellos ya fueron ganadores del Premio Nacional de Tecnología e Innovación en la edición XI, con el caso de “Fabricación de accesorios para baño”. En cada esquina, posters recuerdan al equipo de la empresa líder en el mercado de Manufactura Metal-mecánica uno de sus principios fundamentales, que es ‘Nunca copiar, siempre innovar’.

“Este principio se refleja en nuestros productos, los cuales desarrollamos nosotros mismos. A nuestra posición de liderazgo viene intrínsecamente ligada la innovación”, como dice el Mtro. Jorge Barbará Morfín, Director Grupo Helvex desde hace 26 años. “Contamos con 60% del mercado en el segmento y estamos obligados a pensar cómo mantener cautivos a nuestros clientes”.

“Helvex tiene 68 años vida empresarial y nuestra posición tiene intrínsecamente asociada estar a la vanguardia y proponer a los mercados nuevas formas de hacer las cosas y no solo con los productos, sino con servicios y procesos”. Por eso una de sus iniciativas para mantener su liderazgo se destinó a mejorar la línea industrial que abastece sus inventarios.

“Helvex es una empresa de integración vertical, genera desde su materia prima hasta el producto final, en este caso la Grifería, así que la calidad del resultado depende en gran medida del primer paso que abastece al resto de la línea y que hasta hace unos años requería de plantas en distintas ciudades, una fuente de ineficiencias, que hoy se resuelven con una innovación de escala industrial que integra el proceso de Fusión y Extrusión Híbrida de latón, que es única en el mundo”, nos explica Evelyn Ibarra, Gerente de Planeación y Gestión Estratégica.

Todo esto sucede en Apaseo el Grande, a 15 minutos de Celaya, Guanajuato, una de las zonas industriales más importantes del país, donde se encuentra el Complejo Industrial de Helvex, que es en sí una historia de cómo la innovación puede parecer un sueño al inicio, pero en realidad es un proceso que seguido adecuadamente, trae resultados espectaculares a la organización.

Cuando inició sus Prácticas Profesionales hace 33 años, Francisco Ortiz Gutiérrez, Gerente General del Complejo Industrial Helvex nunca imaginó el largo camino que tenía enfrente hasta liderar al equipo responsable de ganar la Edición XIX del Premio Nacional de Tecnología e Innovación, en la Categoría de Innovación de Proceso, un esfuerzo único en su clase a nivel internacional.

“El Complejo es un sueño que teníamos desde antes, cuando Helvex estaba dividida en procesos, con plantas en Querétaro y Ciudad de México que solían presentar ineficiencias, problemas de calidad y retrabajo.

Entonces nos metimos a un curso de manufactura esbelta, en el cual surgió la idea de hacer un proyecto de alineación de procesos, centralizar la manufactura en un solo lugar y obtener ahorros en distancias, en espacios, en duplicidad de funciones, gente y estructura”.

Los ahorros que trae concentrar los procesos se enfocan especialmente en la mano de obra, pues para una empresa como Helvex, operar en la Ciudad de México resulta muy caro. Así que ante el reto de modernizar una planta de más de 35 años, decidieron mover la manufactura a un solo lugar y desarrollar un proyecto que hoy impacta favorablemente la economía local, al generar 15,000 empleos directos e indirectos en la zona.

“Para nosotros este paso del proceso es clave, ya que nuestra diferenciación depende de la precisión de nuestra aleación de latón, la principal materia prima que abastece la línea de productos Helvex, que parte de utilizar metales puros, es decir, Cobre electrolítico con 99% de pureza y Zinc electrolítico de 99% de pureza”, comenta Salvador Olivares, Coordinador de Planeación.

“En la vieja escuela, usábamos hornos manuales con crisoles para fundir el metal y este se vaciaba en los distintos moldes. Así, uno a uno, se iban creando los billets, los largos pedazos de latón que posteriormente se maquinan, se cortan en barras, y se utilizan para hacer las diferentes piezas de los productos Helvex”.

Hoy se usa el proceso de Colada Continua, mediante el cual Helvex fabrica sus billets todo el tiempo, todo el año, con un nivel de calidad prácticamente perfecta.

El Ingeniero Francisco Ortiz y su equipo encontraron que “la fabricación de nuestra materia prima era muy compleja, por eso reunimos el talento de nuestro equipo con nuestros proveedores de maquinaria industrial, con quienes diseñamos un tren de procesos completamente nuevo que inicia con la Fundición y Fusión, después con la Colada Continua y termina con el proceso de Extrusión que genera barras sólidas y perfiles de figuras que permiten construir un mejor producto en las siguientes etapas de manufactura y que llevan a las manos del Cliente final la más alta calidad”.

“De diez barras que se fabricaban, cinco o seis se debían retrabajar por llevarse a cabo mediante un proceso artesanal. Hoy, tenemos un margen de error del 1% lo que quiere decir que de cien que hacemos, solo un billet sale mal”.

Los resultados para el negocio, contundentes: Aseguramiento de Calidad del 98%; Aumento en Productividad de 75%; Reducción de Costos de 30%; Cero Defectos en 99% de los Billets y una Reducción de Retrabajo en 30%.

“La innovación es una razón de cambio, en la forma de hacer productos, servicios y procesos que generen novedades y para Helvex es fundamental tener la pasión por buscar cómo hacer las cosas de manera diferente y proponerle al mercado cosas diferentes”, dice el Ingeniero Barbará.

“En mi experiencia personal he aprendido que el reconocimiento a las ideas de la gente genera pertenencia y orgullo, la satisfacción de pertenecer a un equipo y sería impensable haber logrado esto si no fuera por el resultado conjunto de todos los colaboradores que trabajan en Helvex”.

Esta nueva solución a un problema existente es hoy merecedora al Premio Nacional de Tecnología e Innovación, el reconocimiento más importante del Gobierno Federal a las organizaciones que demuestran los resultados al implementar iniciativas de este tipo, siguiendo una metodología científica. “El Modelo de Gestión de Tecnología que tiene implícito el Premio es fundamental para nosotros pues es el modelo que utilizamos para desarrollar todo y organizarnos, para ser más eficientes como organización”.

Para lograr un cambio así, Barbará opina que “es fundamental que el primer nivel de la organización compre la necesidad de pensar constantemente cómo sorprender al cliente y cómo hacer las cosas de mejor manera. Esta inspiración debe venir desde la cabeza y tener la capacidad de permear a todos los niveles. Si no convenzo a mi equipo de que este proceso es necesario, entonces difícilmente va a permear”.

Por eso se involucra personalmente: “si algo me gusta del trabajo directivo es el innovar, sentarme con la gente, pensar formas, procesos e ideas, estar al pendiente de los cambios tecnológicos y que verdaderamente se transformen en una propuesta de valor para cautivar al cliente de manera constante”.

El valor de participar en el Premio es muy claro: “Una organización ya es ganadora por el simple hecho de transmitir la tecnología y la metodología de trabajo que da. A nosotros nos ha ayudado enormemente por que es el Modelo sobre el cual trabajamos todos los días”.

“Los Premios Nacionales son retos que someten a la organización a una evaluación externa, una prueba de si en verdad lo que decimos y desarrollamos tiene un impacto positivo para la sociedad. Helvex ha participado en el de Calidad y el de Exportación y siempre los hemos visto como retos para evaluar qué tanto estamos desarrollando e innovando, a qué nivel nos encontramos contra el resto de la industria y es un examen que tomamos con toda seriedad y es un orgullo ser galardonado con ellos, saber que logramos cumplir con los altos estándares a los que debe aspirar el país”.

Por supuesto, la innovación y el impacto social, a los ojos de Jorge Barbará, están estrechamente vinculados. “Nuestra Fundación tiene como objetivo fundamental regresar a la sociedad lo que nos ha dado. Nos debemos a ella y vemos este tipo de iniciativas como vehículos para lograrlo, por ejemplo, desarrollamos la patente mundial por el mingitorio seco, que cada uno ahora 120,000 lt anuales, lo que equivale a 3 semanas de bombeo del sistema Cutzamala. Lo vemos como un grano de arena bastante grande para regresarle a la gente algo de lo que nos ha dado”. En épocas donde se avecinan momentos en que el agua sea escasa, no es un logro menor.

Para hacer de México un país innovador, Barbará opina “debemos fomentar la inclusión, respeto a las ideas de los demás, el reconocer las ideas, las buenas y malas, hay que tener una mejor cultura del fracaso, ya que esta hace que una organización prospere pues te lleva a lograr una mejora continua”.

Por su parte, Francisco Ortiz comparte de forma más táctica cómo lo hace Helvex: “Los elementos clave son, primero el Factor Humano, estamos muy pendientes de identificar el talento en la organización y formarlo. Por otro lado, una continua Vigilancia, también la Tecnología para hacer la innovación y por último, la forma de integrarlo todo en un Sistema de Gestión que te lleve de la mano para obtener el resultado esperado. En medida que vamos probando el Modelo y encontramos lo que nos sirve, lo convertimos en hábitos que inculcamos en nuestra gente para estar al pendiente de todo, algo que ya no podemos dejar”.

A un año de consolidar todos los procesos en Apaseo, los ahorros obtenidos van en un alrededor de 25 por ciento en sus costos y que no solo se refleja en la utilidad del negocio, sino mantener la competitividad en términos de precios y servicios para el cliente final.

“El resultado fundamental de la innovación son grandes satisfacciones, el lograr un equipo de trabajo donde las ideas diferentes se respetan, se promueven, se aplauden, se premian y con aquellas que no lo son tanto, entonces incentivamos a los participantes a que continúen haciendo planteamientos con libertad absoluta”, concluyó Barbará.

Sin duda, una cultura de innovación es clave para lograr la competitividad en una escala industrial, las posiciones de liderazgo en una época cambiante se mantienen en un constante desbalance y es precisamente este tipo de iniciativas las que logran catapultar a una empresa como Helvex al siguiente nivel.

En el Premio Nacional de Tecnología e Innovación está orgulloso de haber premiado a Helvex como una de las organizaciones más innovadoras de México, un ejemplo de cómo la gran industria tiene la responsabilidad de unirse a la Transformación empresarial y llevar su competitividad a un nivel que ponga en alto los estándares a los que debe aspirar el país. Felicidades a toda la empresa y en especial, al equipo que impulsó este logro tan importante.

Colaboración: Helvex

Dejar un comentario