La Gestión del Cambio Tecnológico en la Nueva Dimensión de la Economía Mexicana – Foro FPNT

El sucesivo acercamiento de la ciencia y la tecnología a los procesos económicos, así como el intenso, acelerado e incremental desarrollo de las Tecnologías de Información y Comunicación en la sociedad mundial, ha propiciado cambios en las estrategias y modelos de desarrollo en las economías, nacionales y regionales, donde el centro del debate la generación, distribución y acumulación del conocimiento, proceso que incide en todos los ámbitos de la reproducción económica y social, así como en la nueva fase de crecimiento posibilitando el desarrollo de las economías, tanto a nivel local como nacional e internacional.

Claro que tanto el crecimiento como el desarrollo, nunca ha sido ni será homogéneo, cada país se enfrenta con distintas estrategias y diversas herramientas, la dinámica de cada sociedad surge de su propia historia y de la correlación de las fuerzas políticas. El conocimiento, el desarrollo tecnológico y la innovación, son más que meros componentes de las estrategias de desarrollo, sino que son condición de su viabilidad (C. Pérez 2001), sobre todo si partimos de la premisa de que el desarrollo no es un artículo que se pueda importar, su esencia es endógena, y su base es el paso de manufactura a la mente factura.

La complejidad de los actuales procesos económicos se ha vendo incrementado con la alta, acelerada e incremental segmentación de los mercados, paradigma que surge al agotarse el modelo de la producción estandarizada en masa, para dar paso a la producción flexible, y a la manufactura esbelta, así como a los nuevos sistemas de gestión integrados, que configuran el nuevo management.

Las crisis económicas en sus más recientes expresiones como las de del 2008‐2009 se presentan como un proceso económico de selección natural, porque solo sobreviven las más aptas, y las más aptas son las que han hecho del C+I+D+i el componente central de sus estrategias, reducir la inversión en educación de calidad y en I&D, en un contexto de feroz competencia empresarial, equivaldría a un desarme unilateral en tiempos de guerra, llamémosle armisticio económico.

Muchos estudiosos están abordando la problemática del cambio tecnológico desde nuevos enfoques, sobre todo los neoschumpeterianos, quienes han incorporado una visión centrada en las repercusiones de la demografía empresarial en el desarrollo económico (Burachik 2000), dando por sentado que existe una dinámica competitiva en la cual el cambio tecnológico y la innovación son un elemento central en la diferenciación de las empresas.

El interés recae entonces en los elementos primarios de la innovación y sus especificidades tanto sectorial, en espacios territoriales (en todas sus dimensiones), como a nivel de empresa.

El fenómeno tecnológico en México, ha transitado de ser meramente de importación de maquinaria y equipo en los años treinta los sesenta, bajo el esquema de una economía cerrada basada en el modelo de sustitución de importaciones, para evolucionar en los años setenta a la generación de competencias para mejorar la adquisición de tecnologías, en esto jugo un papel importante la ley de transferencia de tecnología, que en ese entonces se centraba en la importación de maquinaria y equipo, en nuestros días el concepto se refiere más a la vinculación y al mercado de tecnologías y la transferencia de conocimientos.

En los años ochenta nos insertamos a la fase de asimilación tecnológica y al fortalecimiento de instituciones de ciencia y tecnología, recordemos que fue en 1976 cuando se creo el CONACYT, aunque ya había antecedentes, fue en la década de los ochenta que se impulso su fortalecimiento, en los noventas surgen los gurús, Prahalad, Hammer, Porter, Drucker, Davenport, Nonaka, Pavit, ante el impacto de las tecnologías de información y la web, se instituye el premio nacional de tecnología que viene a ser una política acertada para sentar las bases de la gestión tecnológica como principal herramienta para lograr la competitividad.

En este contexto, y considerando que el estado de Hidalgo es una de las entidades más rezagadas tecnológicamente y por ende económicamente, como parte de mi línea de investigación de Economía y Desarrollo Tecnológico Industrial, en mi trabajo como investigador en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, y con miras a ampliar y fortalecer la oferta educativa, se me solicito desarrollar la parte disciplinar de dos licenciaturas únicas en su tipo a nivel nacional La Licenciatura en Gestión Tecnológica y la Licenciatura en Inteligencia de mercados.

El propósito es formar los profesionistas que una visión del fenómeno global logren aplicar conocimientos en los procesos de enlace tecnológico y la transferencia de conocimientos entre las instituciones educativas y los sectores productivos, contamos con científicos y tecnólogos, pero no con gestores que logren identificar necesidades de desarrollo tecnológico en las actividades productivas y las capacidades científicas y académicas y de cómo hacer negocio en el sectores de investigación y la academia.

Las características de esta oferta educativa se basan en su pertinencia laboral en un contexto económico donde la gestión tecnológica encuentra un nicho de oportunidad laboral y una imperiosa necesidad de impulsar el cambio tecnológico en nuestro país para ser competitivo y abatir la pobreza y la marginación.

Colaboración: Roberto Morales Estrella

Dejar un comentario